Elegir con cuidado

martes, 27 de octubre de 2015

Creo que sigo perdido

Uno nunca sabe. Vaguea, da vueltas, se pierde, cree que encontró el camino, pero solo se perdió en diferente dirección. Cree que quiere, pero no sabe que cree.
Se pierde de nuevo, yendo para arriba y para abajo, y para la derecha y la izquierda.
Cree encontrar las palabras adecuadas, pero ni las palabras saben que son, se mezclan entre ellas, se esconden detrás de las comas, pero no saben que ese escondite no sirve.
Y uno sigue sin saber, cree que sabe, pero sabe que no cree. O tal vez si, pero no cree en lo que sabe, y se deja llevar. Y por eso, vivo perdido.